Derrota frente al Santa Ana de Tudela

Una nueva derrota da muestra de nuestras numerosísimas bajas en el equipo. De los 8 tableros que conforman el equipo, sólo pudimos alinear a 4 de los titulares, pero además, los dos últimos tableros han subido del cuarto equipo. Un año con muchos compromisos dejan el equipo medio tocado.

No obstante ha sido un resultado más o menos lógico acorde con los rankings de los jugadores. Quedan solamente 3 jornadas para finalizar la Liga Navarra, y a partir de enero podremos disputar la Liga Vasca con dos equipos y contra gente distinta que nos acogen muy bien.

Todos los equipos han perdido esta jornada, porque las bajas del equipo de arriba mermaban totalmente las alineaciones de los equipos de abajo.

Resultados de la jornada:

  • División de Honor: San Juan – Santa Ana: 3-5
  • Primera: San Juan – Santa Ana: 2-4
  • Segunda I: San Juan C – Oberena: 0 -4
  • Segunda II: San Juan D – Ansoain: 1,5-2,5

Resumen de la categoría División de Honor:

La jornada comenzaba con algo de retraso porque el equipo estrenaba equipación y hubo que repartir las camisetas. En esta ocasión sólo competía como equipo local el equipo de División de Honor, pero también pudimos disfrutar de unas partidas de los peques de 2a ya que el equipo rival carece de local y nos solicitó poder competir en nuestras instalaciones.

La primera partida en terminar, tal como nos tiene acostumbrados, fue Miguel Argaya. Como termina muy rápido nunca me da tiempo a apreciar la partida, pero me pareció que hubo un lío táctico potente en el centro que terminaba con un peón de ventaja para el piscinero. Supongo que Moises Laguardia encontró algún contrajuego suficiente para equilibrar la balanza.

Después sucumbía Carlos Bejines frente a Ivan Arriazu. Carlos se estranaba en la máxima categoría con un record de 8 victorias y 0 derrotas con el equipo de San Juan. Algún día tenía que llegar, aunque la partida la tuvo muy bien controlada, con ventajita hasta que se dejó doblar los peones de “f” y su rey quedó expuesto, además de que le incrustaron un caballazo en “f4” que hizo mucho daño.

Perdíamos por 1,5 a 0,5 y las demás partidas estaban llenas de emoción. A destacar, Jose Manuel había empezado una serie de sacrificios diabólicos que no parecían servir. Son de esas partidas que te asomas y decides no ponerte a calcular porque te desconcentrarías de tu propia partida. Borja tenía una posición aplastante pero empezaba a apurarse de tiempo, y Jesús sufría en posición muy inferior. Las demás estaban equilibradas.

Fue entonces cuando llegó la victoria de Borja. Le hacía falta una victoria así, además contra un rival de la talla de Patxi Sesma. Dominio posicional contra una carokan algo dudosa, rematada con un ataque al rey definitivo.

Se igualaba el marcador, y además, Jose Manuel parecía que había conseguido posición ganadora, Lizu estaba con algo de ventaja, yo tenía muy buena posición y nuestro chiki Manu Lopez estaba resistiendo el envite con uñas y dientes.

Jesús no pudo más y tuvo que rendir con unos cuantos peones de menos. Pareció mala elección de apertura, quedándose con peones doblados y posición algo pasiva. Además, ese sin duda es el juego de su rival, Daniel Roldán, un joven tudelano con bastantes habilidades estratégicas.

La hecatombe empezaba a surgir. Jose Manuel en posición ganadora decide ir con un caballo al final del tablero, en vez de devolverlo al centro con posición ganadora. Tras ello, su rival, otra joven de 16 años, Ainhoa Ortín, no perdonó y venció su partida.

A su vez Manu no pudo resistir más. Un error grave dejó a su rey completamente al descubierto, y Carlos Soler no perdonó, finalizando con un mate con Dh8. Cabe destacar que Manu se estrenaba en el equipo de División de Honor por primera vez en su vida, con apenas 12 años, y enfrente tenía a un experimentado Carlos Soler, con más de 60 años y muchísimas competiciones a sus espaldas. Una preciosa batalla del veterano contra el joven. ¡Este año venció la experiencia, ya veremos el que viene!

Por tanto, el encuentro ya estaba perdido, íbamos 4,5 a 1,5 y solo quedaba mi partida y la de Lizu. He de contar que de los 8 integrantes del equipo rival, 4 son alumnos míos actualmente, y otros 3 lo fueron hace unos años. Por tanto se me hace incómoda una batalla frente a ellos, pero a la vez veo con orgullo como van creciendo de nivel y superándose a sí mismos. Mi rival, Iñigo Ortín, con 15 años de edad, es alumno mío desde los 7, pero ello no significa que le ganaré con holgura, porque de hecho ya me venció recientemente en un campeonato de partidas rápidas en Tudela. En esta ocasión, la partida la tuve muy controlada desde el principio con una apertura inglesa, mucha ventaja de espacio y de desarrollo se tradujo en una ganancia de material inevitable. Poco pudo hacer Iñigo, además de resistir hasta el final.

Victoria para poner el equipo en 4,5 – 2,5 con la esperanza en Lizu, que no pudo pasar del empate en una larga partida donde en un principio su rival Aitor Martinez tuvo la iniciativa pero en la parte final Lizu consiguió apretar un poco, aunque no lo suficiente para obtener la victoria.

Finalmente un resultado que a priori parece justo. Este año no optaremos a ganar la Liga, pero todavía nos queda mucha batalla por ofrecer! Como anécdota de la jornada, en mitad de las partidas nos visitó la Televisión Gallega, haciendo un reportaje sobre gallegos en Navarra. Al cámara sólo le faltó hacer algún movimiento, ya que llegó incluso a sentarse en la silla de mi contrincante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *