Ajedrez: Liga VAsca. Remontada en Santurtzi

El mundo ha involucionado este fin de semana. La única razón de que las personas sigan con sus rutinas habituales, inconscientes de la nueva situación, es porque los grandes cambios siempre suceden por pequeños sucesos encadenados que los hacen imperceptibles.

12:18: Yo era el único que había llegado puntual del equipo y llevaba 3 minutos, atónito, esperando por mis compañeros. Algo inaudito, no escrito en los registros y que auguraba un día diferente. Jose Manuel hizo su aparición bajando de un coche blanco en movimiento, cual escena de Fast and Furious, disculpándose de su retraso, pero Jesús tenía el teléfono apagado y no leía los whatsapps.

12:21: Jesús aparece con cara de vampiro que lleva dos semanas sin sangre. Sus movimientos y orientación eran más torpes que los de un oso polar por el Sahara. Intentó acceder por el sitio donde estaba la silleta del niño, y cuando, amablemente, le indiqué que era mejor en el otro… su pregunta fue: «¿En el otro qué?». Más tarde nos confesaba que había tenido una noche difícil. Partimos rumbo Santurtze

13:30: Primer bombazo informativo. Jesús se entera que lleva dos años trabajando en el mismo edificio que Jose Manuel. Después se entera que habían coincidido en el ascensor en varias ocasiones. Más tarde se entera que en el ascensor iban solos… ¿cómo se entera de todo esto? Pues porque Jose Manuel le saludaba sin mucho éxito. Parece que a esas horas matutinas el frío se afronta mirando al suelo 🙂

14:30: Indicaciones de lujo por parte de Jose Manuel, muy efectivo hasta que escuché por décima vez «Es que el móvil no me hace indicaciones, sólo me pregunta ¿Qué quiere usted hacer?». Ahí decidí que el copiloto quizás no me estaba guiando a la perfección. Pensé en Jesús pero me acordé de su episodio con la silleta de mi hijo… y decidí ponerme el GPS en el salpicadero y llegamos al Batzoki de Santurtzi.

En un mundo con exceso de proteccionismo, el padre de Bayo nos comunica que se queda de fiesta con la familia en Bilbao y nos manda a su hijo adolescente en metro. Tras mostrar ciertas dudas sobre si ha sido una decisión acertada… quedó demostrado que Alvaro se orienta mejor que nuestro GPS.

15:15: Jose Manuel nos cuenta muchas anécdotas, insistiendo en que es un hombre tranquilo, afable y que no se mete en conflictos. Pero cada historieta que nos contaba tenía un final algo contradictorio 🙂 En fin, comida correcta y entretenida, decidimos caminar un poco hacia la sala de juego, a unos 15 minutos bajo un frío prometedor.

16:00: Llegamos a una de las direcciones que marcaba en la web de la FVA, y resulta que el portero nos indica a nosotros y al árbitro (que apareció en escena) que no era ahí, había que dar la vuelta al edificio. Hasta ahí nada extraño, pero resulta que nos disponemos a dar el rodeo y nos encontramos al equipo rival… que tampoco sabía donde era! Una escena un tanto cómica que ninguno de los jugadores ni árbitro conociesemos el local de juego. Sin embargo, al llegar, alguien había colocado las piezas, los relojes, las planillas y cumplimentado el acta. Yo quiero ayudantes así para San Juan!

16:10: Empieza la ronda. Todos realizamos nuestros movimientos de apertura con cierta agilidad… salvo uno de nosotros.

17:00: Las aperturas llegan a su fin, excepto Jose Manuel, que está en la jugada 6! El rival, Eneko, no comprendía nada, línea principal de una francesa Tarrasch en la que mi MEGABASE 2016 me dice que hay 11.500 partidas. El piscinero decidió probar suerte con esa línea. Se quedó con una hora menos de reloj, pero en cuanto finalizó la teoría rápidamente consiguió una buena posición.

Yo estaba también en una francesa donde mi rival, Asier, me pudo engañar algo con el orden de jugadas, pero terminamos trasponiendo a algo teórico que yo conocía.

Bayo estaba en una Alapin donde Joseba, con negras, hizo un Aa6 posicionalmente bastante lógico, aunque después perdía muchos tiempos para reorganizar sus piezas.

Jesús estaba contra Xabier en una estructura típica de española, augurando una partida de esas latosas que tanto nos contaminaron en el match Carlsen-Karjakin.

18:00. Hice un g5 típico de francesa que complicaba la posición, pero resulta que, con el ordenador en la mano, lo hice todo más o menos bien (qué sorpresa). La partida se decidió con un golpe táctico que Asier omitió y que dejo aquí por si os apetece pensar un poquito.


Las blancas acaban de hacer Cg5-h7. Juegan negras.

Bayo hizo un d5 digno de un MF como es él. Me gustó mucho ese movimiento, nada fácil de hacer y que requiere una comprensión especial del dinamismo. Dejo aquí el momento de la jugada, que decidió totalmente la partida, ya que desde ese momento, Joseba empezó a flaquear y terminó dejándose material.


Las negras acaban de capturar fxe5 y Bayo hizo d5!

19:00. Mi partida finaliza, Bayo ya tenía dos peones de más y quedaba la lucha en las partidas del tercer y cuarto tablero.

Jose Manuel tenía varios golpes tácticos ganadores a lo largo de varios movimientos,  pero sin tiempo en el reloj no era capaz de acertar. De hecho, en la posición final, cuando repite posición para hacer tablas, tenía otro golpe ganador, pero suele pasar, cuando entras en barrena, no las vas a ver nunca, y casi te quedas con la sensación de que si no hubiese hecho tablas, hubiese perdido. Dejo una foto de un momento táctico que ganaba algo de material, para que le deis al coco!


Las negras acaban de capturar Rxf6 y las blancas tienen un pequeño golpe táctico

Mientras tanto, Jesús realizaba este sacrificio de calidad para intentar jugar a ganar. ¿Como? Sólo él lo sabía pues terminó ganando!


Aquí Jesús decidió jugar a ganar con Txf5… y lo consiguió!

Finalmente 3,5-0,5 a nuestro favor, un resultado muy bueno que nos devuelve a la competición.

El sábado que viene viajamos a Abadiño, a ver qué tal!

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.