Ajedrez: Vencemos a domicilio en Abadiño

El sábado se disputó la Liga Vasca. De nuevo nos tocaba viajar, en esta ocasión a Abadiño:

El día no empezó muy alegre. Luisda me enviaba un mensaje diciendo que iba a llegar tarde y yo, que nadie se lo diga…, a partir del minuto 15 de retraso empecé a insultarle a sus espaldas.

Salimos un equipo de lo más curioso. Podría afirmar que el más normal de los 4 era yo, pero claro, un loco siempre cree que los locos son los demás, así que mejor me lo ahorro. Lizu no había aprendido ningún chiste para el camino, con lo cual no dijo ni una palabra, Luisda me preguntó si llevaba mi portátil para preparar la partida en el coche y Jesús volvía a confesar que sigue sin saludar a Jose Manuel en el trabajo. En fin, más de lo mismo!

Llegamos a comer con bastante margen, curiosamente, y elegimos un restaurante un poco por encima de las posibilidades piscineras, así que tocaba poner pasta y Luisda, en un alarde de generosidad, sacó su tarjeta black y pagó la cuenta. ¿Qué comimos? Lizu su entrecot de rigor. Siempre se las arregla para que las camareras le atosiguen a preguntas sobre si por qué no come, si le gusta esto o lo otro… ¿será guapetón el chico o es que el truco para atraer a las mujeres es dejar de comer?

Luisda se pidió unos chipirones en su tinta que se podían contar con los dedos de una mano mientras que yo aproveché que salía de la caverna de los espaguetis con pollo (mi casa) y me pedí un pescadito, será la morriña. Jesús copió a Lizu e intentó convencernos que la carne más rica es la que está muy hecha. Creo que hasta los abuelos de la mesa de al lado le miraban raro cuando decía eso.

En fin, vamos a hablar de ajedrez, no? Para esto estamos.

El primero en acabar fue Lizu. Posición técnica, las piezas colocadas de forma normal, la estructura de peones sana… ¿tú quién eres y qué has hecho con Lizu? Pero jugar sanote tiene sus premios. Sarralde se enredó en sus propios análisis y no terminó de liberar su posición para la pareja de alfiles, sino que iba preparando y preparando el «c5» liberador. Tanto preparar… que al final no le dio tiempo y Lizu le atizó un f4-f5-f6 demoledor. Buena partida!

Después finalicé yo. No fue el día de mi rival, el otro Sarralde, que no conocía la estructura a la que llegamos (una especie de ataque indio de rey raro) y no sabía cómo progresar con las piezas ni qué peones debía mover. Alguna vez he estado en esa situación y es duro no saber por donde tirar y terminas haciendo dudosa tras dudosa. Así fue, mientras yo iba haciendo las jugadas fáciles sin mucho mérito (doblar torres, poner las piezas en sus casillas obvias…) Rodrigo fue recolocando los caballos y los alfiles en casillas muy muy raras y después… simplemente ya estaba perdido!

Luisda dice que no pidió tablas pero… a mí me pareció oírlo! Algún día sabremos la verdad. Alain le hizo un sacrificio de peón que tenía pinta que era teórico, básicamente porque su reloj en vez de bajar tiempo lo subía! Dicho sacrificio dejó a Luisda un poco «Prieto» (fijo que nunca le hicieron ese magnífico juego de palabras a Alain, es que los hay con chispa!) y la posición me parecía muy interesante. Yo no sabría elegir bando, la verdad. La partida fue evolucionando y seguía complicándose la cosa. Luisda apurado de tiempo (que raro) y finalmente consiguió simplificar e imponerse en un final con amenaza casi imparable del mate árabe!

El último en terminar, como no, Jesús Sánchez, que está claro que no ha tenido que sufrir muchas catalanas en su vida. ¡¡El tío se veía bien!! 🙂 En fin, típica posición infernal restringida sin damas con el flanco de dama sin desarrollar hasta que… le comieron una de esas piezas gratuitamente. Después lo intentó en un final perdido, pero no consiguió engañar a Yerai, que ganó una buena partida.

Finalmente un 3-1 que nos devuelve a la zona noble de la clasificación, podemos respirar algo tranquilos y prepararnos para la visita del Conteneo!

Para ver las clasificaciones, lo mejor es entrar en la página de ajedrezvasco.com y en el margen de la derecha está todo.

Ánimo!!

 

 

Un pensamiento en “Ajedrez: Vencemos a domicilio en Abadiño

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.