COPA DE EUSKADI. CAEMOS EN VITORIA

Era un sábado lluvioso. La mitad de Navarra sólo tenía al Osasuna en mente. La otra mitad (los raros) dedicaban el día a otros menesteres, una amena comida en Vitoria y una partida de ajedrez para redondear una jornada en la que no pudo ser.

Lizu empezaba mal el día y se conformaba con un sencillo filete con patatas en vez de pelear por su entrecot habitual… así no se puede ganar al ajedrez.
Jesús… es que ya me lo ha contado 7 veces pero no llego a saber qué tal le va en eso de las oposiciones. Parece que se presenta a todas… no me extrañaría viendole hacer las de bombero. Con tanta carga cerebral… no se puede ganar al ajedrez.
Aldave nos cuenta que está a gusto en el trabajo, en la vida, en sus aficiones… está meridianamente claro que así… no se puede ganar al ajedrez.
Y yo venía de una exhibición de bádminton a la mañana y de preparar todas las maletas para irme a Galicia nada más terminar la ronda. «Terminaré sobre las 7 cariño» fue el mensaje que transmití a mi pareja, que pagaba la novatada de tener que pasearse con el niño por Vitoria toda la tarde. Por supuesto… fui el último en terminar.

Calasanz vs San Juan: 3-1

La primera en terminar fue la de Lizu. La verdad es que parecía que se había quedado bastante bien en la apertura, pero me da la impresión que sólo utilizó el hemisferio derecho del cerebro, ya que el flanco de dama no llegó a desarrollarlo!

Lizu

En esta posición, Lizu realizó la jugada 1.Ah7+??, cuando una sencilla Cd2 le garantizaba una posición con suficiente ventaja para imponerse una vez que las piezas del flanco de dama entrasen en juego. Tras Rxh7 2.Rxf1 De6! y se acabó todo. Derrota para Lizu.

La segunda partida en terminar fue Aldave. No puedo poner ninguna foto porque no recuerdo ninguna posición exacta. Lo que sí recuerdo es que desde muy pronto, a pesar de ganar espacio central en una italiana, se quedó con un juego muy restringido, y no pareció que el blanco tuviese ningún problema en imponerse.

Nos encontrábamos entonces con la obligación de ganar Jesús y yo para empatar el encuentro. Eran momentos claves, ya que Jesús pasaba por esta posición:

Sanchez vs Marchena

Está claro que el peón de las blancas está compensado por la descoordinación temporal de las piezas negras. También parece que un objetivo a corto plazo puede ser castigar a la dama negra que tiene pinta de quedarse sin escapatoria. Efectivamente las blancas tienen una continuación ganadora, que animo a los lectores a que la encuentren.

Al no encontrarla, el negro pudo organizarse y simplificar la posición, terminando con una victoria cómoda.

Al mismo tiempo yo estaba en una posición muy cómoda, en la que forcé un g5 extraño porque pensaba que ganaba imparable. Se me escapó un truco!!

Knorr-Reinaldo

Mi última jugada fue Ce5, que la había calculado desde que hice g5 3 jugadas atrás. Yo estaba convencido que tanta clavada le haría perder material imparable, ya que si hacía c4 para defender el alfil, respondía la sencilla Cxc4! y me quedaba con peón de más y pareja de alfiles y diagonales terribles. No obstante en la posición de la foto las blancas continuaron con 1.Axg5! Axd5 2. Df4! y me quedé con peón de menos y peor posición. Pude resistir algún momento clave y terminé remontando en los apuros de tiempo, alcanzando una victoria poco merecida.

En fin, derrota justa y animar a nuestros rivales de Calasanz para las siguientes jornadas… y yo a disfrutar del marisco gallego.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.