El equipo de Ajedrez de San Juan apenas sobrevive en su visita a Sestao

Panorama negro en «Las llanas» (Sestao), cuando al llegar veíamos 4 Grandes Maestros en las filas del equipo líder y practicamente campeón matemático. San Juan, para más contra, contaba con algunas bajas, unas por enfermedad y otras por motivos laborales, con lo que no pudo alinear al equipo más competitivo.

Mesa 1: Edouard Romain, jugador de la élite mundial, con 2686 de Elo, afrontaba con blancas el encuentro más igualado por ranking Elo de todo el match contra Roi Reinaldo, a pesar de los más de 200 puntos de diferencia. Una partida donde demostré una importante carencia psicológica, que intentaré explicar brevemente. Un jugador de la élite se presupone que tiene una buena preparación teórica, además de un nivel de juego elevado. En mi caso, mi preparación teórica es practicamente nula, y normalmente juego en cada partida una apertura que nunca había jugado anteriormente. Ello conlleva a que soy propenso a que me caiga una buena tunda teórica. El caso es que mi rival jugaba muy rápido y yo, a pesar de que valoraba que tenía una posición muy cómoda, tenía la mosca detrás de la oreja pensando en que mi rival tenía que tener algún as en la manga que se me escapaba. Ello condicionó mi juego, que en vez de buscar jugadas para progresar o intentar ganar, dada la situación sólo buscaba líneas en las que no quedar peor. Al finalizar la partida en tablas, mi rival me dijo que yo tenía ventaja ya desde la jugada 10. Yo me quedé pensando que cómo un jugador de la élite juega tan rápido y se queda peor tan pronto contra un paquete como yo, pero bueno, tablas con negras es buen resultado!

Mesa 2: Borja lanzó su apertura de ataque habitual al Gran Maestro Gabriel del Río. Cuando volví a mirar ya estaban entrando en un final, donde curiosamente cambiaron todas las piezas y se quedaron sólo con peones! Un final realmente interesante, que parece ser que la posición es ganadora para el Maestro en todo momento pero haciendo unas maniobras realmente complejas. Borja ya no tenía tiempo para pensar y se equivocó mucho antes facilitando bastante el camino. A pesar de todo, buena partida de Borja donde casi consigue puntuar.

Mesa 3 y Mesa 4: Dani Perez y Felipe Cabodevilla no pudieron hacer nada contra los Grandes Maestros Alfonso Romero y Mario Gómez. Una diferencia de ranking de más de 700 puntos. Dani sacrificó una torre en busca de ataque, pero el maestro calculó una más y Felipe aguantó un poco más pero no lo suficiente como para crear problemas.

A la vez se disputaba el encuentro de los equipos filiales, donde el Sestao B se impuso a San Juan B por 3 – 1. Grata sorpresa la victoria de Ivan Tetimov sobre Sergio Trigo, a pesar de la alta diferencia de Elo. Así se estrena Ivan en la Liga Vasca, ganándole a un fuerte jugador. Una buena partida del búlgaro afincado en Pamplona en la que demostró cómo dos torres superan a una dama en algunas posiciones.

Iñigo Montoya parecía que tenía una posición correcta de una Benoni, pero en un momento clave se dejó la fruta.

Kiko Sanchez jugaba contra una promesa vasca, Javier Marchena, que cuando parecía que iba a rematar una buena partida, dio una oportunidad a Kiko que no supo aprovechar correctamente.

Diego Blanco, en el viaje de vuelta, repitió de forma contínua «siempre igual, siempre igual! soy un paquete!». Creo que es una buena forma de describir su partida, en la que siempre obtiene posiciones razonables pero de repente se le va y comete un error gigante que ya no tiene arreglo.

El equipo de División de Honor mantiene la sexta plaza en la clasificación a pesar del resultado adverso, distanciando en 4 puntos al descenso, a falta de 12 puntos en juego. Salvo desastre monumental, la permanencia está garantizada.

El equipo B ya lo tiene más difícil. Está en puestos de descenso a 6 puntos de la salvación. Ánimo equipo!!

Roi Reinaldo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.