Isis: «Estamos contentas por poder seguir entrenando»

GALERÍA DE FOTOS | A continuación vamos a conocer de cerca el protocolo anti Covid que aplica la Sección de Natación Sincronizada a la hora de entrenar en la piscina cubierta de la Agrupación. Para ello hablamos con su monitora, Isis Minguez,

«Por suerte nosotras no hemos tenido que parar, porque cuando empezamos en septiembre, no había grandes restricciones y pudimos iniciar el curso con todos los grupos completos. Ya en octubre, cuando implantaron unas restricciones más fuertes, si que tuvimos que adaptarnos», explica.

A pesar de que no han sufrido grandes inconvenientes para su actividad, Isis reconoce que esta nueva temporada «ha bajado el número de inscripciones». Así lo justifica: «Este es un año que normalmente, el año después de olimpiadas, suelo notarlo porque la sincro es un deporte muy vistoso de ver por la tele. Entonces, cuando llega una olimpiada, después suelo notar un aumento de inscripciones, pero como este año no las ha habido, he notado bastante bajón. Puede que haya sido casualidad o por el coronavirus». A ello añade: «Este año en iniciación, donde pedimos un mínimo de seis personas, no nos ha salido grupo y luego en las mayores alguna lo ha dejado. Creo que el confinamiento en marzo, al impedir que acabásemos la temporada, desmotivó a algunas y eso ha hecho que no sigan. Ahí si que hemos notado un poco de bajón», dice.

Respecto a los entrenamientos, la Sección de Natación Sincronizada los organiza de la siguiente manera: «Tenemos cuatro niñas por calle, siendo tres las calles habilitadas para nuestra actividad. Es decir, podemos entrenar con grupos de hasta 12 niñas en total. Así las cosas, tenemos un grupo de 11 niñas, otro de 12 y un tercero que tiene 16. En este grupo, lo que hacemos es que cuatro niñas vayan rotando cada día… Los viernes hacemos entrenamiento en seco y ahí seguimos unas restricciones propias de esta superficie. Solo podemos reunir a cinco personas, más el monitor. Con lo cual, la Agrupación nos cede dos salas para poder estar cinco niñas en una sala y otras cinco en otra. Aquí tenemos el problema de que los grupos de entrenamiento están compuestos por más de 10 niñas, por lo que también andamos rotando y cada viernes hay niñas que no pueden venir a entrenar. De todas formas, con este sistema, estamos contentas por poder seguir entrenando».

Isis destaca la buena voluntad y el buen hacer de las niñas a la hora de cumplir las restricciones: «Con los niños hay que quitarse el sombrero porque lo están entendiendo perfectamente. Saben que este año, de momento, las cosas son así y entienden que si les va a tocar faltar o entrenar con mascarilla, porque siempre que entramos al vaso lo hacemos con ella puesta, lo entienden y lo están haciendo muy bien».

También explica el protocolo de entrada y salida de la piscina: «Lo primero que les pido es que sean puntuales y que una vez entren al vestuario con la mascarilla puesta, ahí tienen todo señalizado por parte de la Agrupación. Luego vienen a donde estoy yo para explicarles lo que van a hacer en el entrenamiento y tras dejar su mascarilla junto a la mochila y ducharse, entrar en el agua. Les insisto en que ese tránsito sea rápido, que no estén tres horas dejando la mascarilla o poniéndose el gorro».

Preguntada por el hecho de trabajar sin el objetivo de competir, Isis Minguez valora la voluntad de sus nadadoras y señala al querer hacer deporte con las amigas, más allá de competir o no: «De momento no tenemos un calendario como tal y por eso no estamos entrenando con un objetivo muy claro. Sin embargo, las niñas vienen, no están faltando nada y lo hacen muy motivadas. Hablé con ellas porque me llamaba la atención lo motivadas que vienen, sin tener un objetivo claro… Eso quiere decir que disfrutan con este deporte, más allá de una competición. Me están demostrando que para ellas el haber o no una competición es un poco secundario. Vienen por hacer deporte, por estar con sus amigas. Es muy importante para ellas mantener esta actividad, porque ya que les estamos quitando el hecho de estar por ahí con sus amigas, si ahora además también les quitamos el deporte, no me parece justo para ellas. Por eso seguimos».

Por último relata el tipo de entrenamiento que realizan cada semana: «No podemos entrenar una coreografía en sí, no podemos hacer saltos porque no pueden hacer nada con contacto las unas con las otras… Entonces, la manera de trabajar es hacer mucha técnica individual y algo de coreografía, pero con todas muy separadas. Para ello quitamos las corcheras de las calles y utilizamos todo el espacio al máximo. Aquí la distancia es primordial porque, lógicamente, en el agua no pueden estar con mascarilla… Aunque la técnica individual a veces se puede hacer muy pesada, intento que los entrenamientos sean diversos», concluye.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.